top of page
  • Writer's pictureandrea lopez

La actualización curricular y los temas olvidados


Este lunes 24 de junio se realizó la presentación de la actualización curricular de 1º básico a 2º medio, que se abrirá a consulta pública abierta desde el 1 de julio hasta el 2 de agosto (y que ya tuvo una fase de consulta a establecimientos escolares).


Con el Congreso Pedagógico y Curricular como una fuente de información importante para esta propuesta, donde los actores más participativos fueron los y las estudiantes, algunas de las disciplinas, áreas y estrategias áreas a las que se propone dar mayor cabida en el currículum, son la educación física, deporte, educación artística, juego y educación fuera de la sala de clases. El dato de que estas eran solicitudes hechas por los y las propias estudiantes, se entregó durante la presentación de la actualización curricular como un guiño cómico, como si se quisiera decir “Obvio que, si les preguntamos a los niños, niñas y jóvenes qué quieren en su educación, van a pedir eso”. Y es que niños, niñas y jóvenes saben qué y cómo quieren aprender, solo que no se los habíamos preguntado. Y ya que estamos preguntando, es importante preguntarnos cómo y en qué momento, los adultos empezamos a ver como reprobable el aprender de manera entretenida y experiencial; donde no se olvide la dimensión encarnada, física, afectiva y moral de la educación; y donde se valore lo que usualmente consideramos como “ocio” como un espacio necesario para el pensamiento y la creatividad. Quienes estuvieron detrás de elaborar esta propuesta escucharon en serio a las y los estudiantes, y a las comunidades educativas en general, y eso es un avance relevante, que plantea un desafío a las lógicas top-down que han primado en las reformas educativas.


Como investigadora enfocada en la Educación Ciudadana, Educación Artística y Educación Física en los últimos años, me había encontrado con resultados similares a los que alimentaron esta actualización curricular: que tanto docentes y estudiantes, en establecimientos educativos públicos y privados, eran conscientes de que era necesario más tiempo, espacio y recursos para estas áreas, que generalmente quedaban desplazadas por las asignaturas “duras” como Lenguaje y Matemática, y el foco en evaluaciones como el SIMCE y la PAES. La actualización curricular busca tomar estos temas olvidados y transversalizarlos en el currículum, o aumentar su presencia en este.


Investigaciones de las últimas décadas han revelado que los Objetivos de Aprendizaje Transversales (que se refieren al desarrollo personal y a la conducta moral y social de las y los estudiantes; y que tienen un carácter más amplio y general) son poco considerados ante la primacía de los Objetivos de Aprendizaje de cada disciplina, y que las y los docentes no siempre conocen o desarrollan los primeros. Por ello, la actualización curricular busca que dimensiones como la actitudinal y valórica, se integren con los objetivos de aprendizaje de las distintas asignaturas.


Por otra parte, la disminución del énfasis en los contenidos en un currículum que se ha criticado por años por ser extenso y contenidista abre posibilidades de mayor flexibilidad, así como de incluir más aprendizajes aplicados, lo que estaría más alineado con la implementación de metodologías activas e innovadoras, como el Aprendizaje Basado en Proyectos, que se ha intentado introducir a nivel nacional los últimos años.


Es posible cuestionar la falta de profundidad o perspectiva crítica en los nuevos objetivos de aprendizaje transversales o en los objetivos del nuevo eje formativo de Formación Ciudadana, sin embargo, enfocándonos en lo positivo, una arquitectura más reducida en objetivos de aprendizaje da la posibilidad de focalizarse en esos objetivos y, de este modo, es posible lograr la profundidad y reflexión crítica por parte de las y los estudiantes en relación con los mismos. Ya hemos visto que no porque esté escrito en la ley, logra implementarse. Por ello, en el caso de los objetivos de aprendizaje transversales, que se redujeron de 66 a 26, menos puede ser más.


También es valorable el hecho de que se articule lo que se realiza en el ámbito de Formación Ciudadana desde Educación Parvularia hasta 3º y 4º medio, donde los estudiantes tienen una asignatura de Educación Ciudadana. En mis entrevistas con estudiantes y docentes, el que la Formación Ciudadana estuviera presente a lo largo de toda la trayectoria educativa, era una solicitud frecuente. Por supuesto, el que solo esté presente no es suficiente. Sabemos que la Formación Ciudadana puede tomar muchas formas, y que puede prestarse para promover el patriotismo y obediencia, sin dar lugar al conflicto y al debate productivo, ni al cuestionamiento de las injusticias sociales. Pero este cambio visibiliza su importancia como aspecto transversal a lo largo de la educación escolar, y promueve su integración en el currículum, algo que estaba costando mucho llevar a cabo, aun cuando se dedicaran recursos especiales para lograrlo (uno de los hallazgos con los que me había encontrado investigando la implementación de la Formación Ciudadana en escuelas del país). Esto se suma a esfuerzos previos por relevar la Formación Ciudadana dentro de la formación escolar, como la ley 20.911 de 2016, que estableció que los establecimientos educativos deben contar con un Plan de Formación Ciudadana anual, y restituyó la asignatura de Educación Ciudadana en 3º y 4º medio.


Sin tener experticia en currículum, he podido ver en los últimos años cómo lo que queda fuera del currículum, no es tan valorado en la escuela. Y quiero creer que esta actualización curricular puede ayudar a revalorizar los temas olvidados como la Formación Ciudadana, Educación Artística y Educación Física, así como la dimensión moral de la educación. Espero también que las orientaciones que podamos dar a estos ámbitos vayan en la dirección de una formación integral del estudiantado y el desarrollo de una perspectiva crítica, que cuestione las desigualdades de nuestra sociedad, y que integre una preocupación por las comunidades y territorios locales, con una mirada global de los problemas.


18 views0 comments

Comments


bottom of page